MOTOR DE BÚSQUEDA PARA ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

Autor  Periódico  Año 
Mostrar Introducción

Bachillerato de la UNAM y política educativa
Humberto Muñoz García
Campus Milenio Núm. 784, pp. 6 [2018-12-20]
 

La UNAM tiene una comunidad grande, compleja y heterogénea, y siempre hay algún problema que solucionar. A los estudiantes del bachillerato se les brinda una atención particular. Se tiene claro que una gran mayoría pasará a ser alumno regular en la licenciatura. Son jóvenes que están en un período de búsqueda continua, que van a decidir su carrera y su vida futura. Están madurando con muchas experiencias nuevas fuera de casa.

En la UNAM se insiste en el diálogo, en el acuerdo, porque el consenso para mantener buenas relaciones sociales en la comunidad universitaria crea un mejor clima académico y fortalece a la institución. Para saber qué pasa, y que opinan los estudiantes, investigamos nuestra propia realidad institucional.

Como lo he hecho en artículos pasados, presentaré información general de nuestra casa de estudios, que considero debe estar a la mano de públicos interesados en la materia. Daré un panorama general de los estudiantes del bachillerato de la UNAM, con base en las estadísticas oficiales y un par de estudios que tengo a la mano.

Los estudiantes matriculados en el bachillerato de la UNAM pasaron de 100,926 en el año 2000 a 114,116 en el 2018. El crecimiento relativo fue mayor entre el 2000 y el 2009, que en el último decenio. En la UNAM hay dos modalidades de bachillerato, la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) y el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH). El crecimiento absoluto y relativo de la matrícula fue mayor en la Prepa que en el CCH en el período 2000-2018. La distribución por género en la ENP favorece a los estudiantes hombres (56%), mientras que en el CCH es prácticamente uno a uno, con las mujeres siendo el 50.4%.

Del estudio de Pogliaghi, Mata y Pérez Islas (2015), un trabajo de análisis serio y rico en información,recupero algunos datos que despertaron mi interés. Comienzo por citar que el 96.6% de los preparatorianos tienen entre 15 y 18 años, mientras que entre los ceceacheros el porcentaje es de 92.7%. El punto importa porque las opiniones recogidas en la encuesta levantada por estos tres autores, corresponden, en efecto, a una población joven que está educándose.

En la UNAM, hay estudiantes que provienen de una pluralidad de situaciones de clase familiar, rasgo que se mantiene como una característica altamente positiva de la institución. El nivel socioeconómico de las familias de los estudiantes es un factor relevante para entender quiénes son y qué opinan. En este estudio, 38 % de los estudiantes del bachillerato pertenecen a familias que se ubican en los cuatro decíles de ingresos más bajos. En los dos más altos (9 y 10) se ubica 21.4%.

Los análisis en el libro de estos tres autores, titulado “La experiencia estudiantil: situaciones y percepciones de los estudiantes de bachillerato de la UNAM” muestran las heterogeneidades sociales que hay en la ENP y el CCH.

El libro trata otros temas interesantes. Por ejemplo, hablando de relaciones sociales, 2/3 de los estudiantes entrevistados ven a su pareja en la escuela. También, es interesante saber que un tercio ha sufrido un acto de violencia dentro de la escuela y que un 53% ha experimentado violencia en las inmediaciones del plantel. Estos indicadores ilustran la inseguridad que rodea a los jóvenes universitarios.

Pero, los principales problemas que destacan los estudiantes de la ENP y el CCH son, en primer término, el que la UNAM no tenga suficientes espacios para todos los que desean ingresar a ella y, en segundo lugar, la falta de presupuesto. En contraste, los estudiantes de licenciatura (Suárez, 2012), destacan como primer problema de la Universidad, la falta de presupuesto (62.4%).

Desde otra perspectiva, un 18% de los jóvenes estudiantes opina que la dirección del plantel donde estudian es mala, y el indicador se dispara notablemente hacia arriba en dos escuelas. También, declararon que el Rector es la figura a la que más confianza se le tiene, lo que coincide con los resultados de los estudiantes de licenciatura.

Lo reseñado aquí es la punta del iceberg. Las dos encuestas de estudiantes de la UNAM permiten profundizar lo que vive y cómo lo vive la institución y su comunidad. Es menester darle continuidad a los estudios sobre los estudiantes. Y trabajar para que sientan que lo que se aprende en la escuela es valioso y que estan en un medio escolar seguro y confiable.

Aparte: En materia de política educativa, dos cosas han destacado: la omisión de la fracción VII del artículo 3º Constitucional en la iniciativa presidencial de reforma, lo que nos alertó para defender la autonomía, y la reducción del presupuesto a las universidades públicas. Lo primero fue el segundo error en la materia, y el asunto del recorte del presupuesto ilógico, porque no alcanza para lo que tenemos, y quieren hacer 100 universidades más. En política los “errores” se pagan caro y los recortes también. A ver qué dice la Cámara.


Instituto de Investigaciones Económicas
Seminario de Educación Superior
TEL: 56650210, FAX: 56230116
webmaster@ses.unam.mx
Last modification: April 28 2016 13:39:11.  

Free Blog Counter