MOTOR DE BÚSQUEDA PARA ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

Autor  Periódico  Año 
Mostrar Introducción

Candidatos a la Rectoría de la UNAM
Humberto Muñoz García
Campus Milenio Núm. 824, pp. 6 [2019-10-31]
 

En el actual proceso de sucesión del rector de la UNAM participan tres destacados académicos, definidos por la Junta de Gobierno como aquellos que cumplen plenamente con los requisitos que marca la ley. Resalto que concursan una socióloga, un médico y un jurista. Me parece de la mayor importancia, por la fuerza e influencia que tienen sus disciplinas en la institución.

Cada uno de ellos ha entregado su plan de trabajo en el que se señala que es lo que pretende hacer, de llegar a la rectoría. Celebro las buenas ideas que he leído en los programas y esperaría, como universitario que soy, que la pluralidad logre tener confluencia y que se rescate todo aquello que le sirva a nuestra alma mater. En lo personal, quiero dejar sentado algo de lo que me ha llamado la atención de las plataformas de los tres.

Entre los candidatos a rector hay una serie de coincidencias en lo que toca a seguridad y la necesaria estabilidad dinámica que requiere una institución académica para cumplir sus propósitos, dos cuestiones esenciales para la UNAM, debido a la coyuntura y las dificultades por las que atraviesa el país. Todos estamos obligados a cuidar nuestra casa de estudios en todas y cada una de sus instalaciones. Mostrar y demostrarnos que en la Universidad aprendemos a tener respeto, tolerancia, a dialogar y a desenvolvernos con dignidad, en una institución que es muy digna en su ser y en su trato a los otros.

La UNAM es una realidad que constantemente se está modificando. Y avanza. En estos últimos cuatro años se han creado nuevas instalaciones académicas que buscan responder a la demanda de educación y conocimiento en la sociedad. Nuevos planes de estudios, programas de posgrado, escuelas en varias entidades del país. En investigación se han alcanzado logros extraordinarios y hay una fuerte presencia académica internacional. Se ha actuado y hay conciencia de la necesidad de renovar la planta académica y se le pone atención a las necesidades estudiantiles y a sus manifestaciones de descontento. Se ha pugnado por mejores presupuestos y se ha celebrado y defendido la autonomía.

De la contienda, de los diálogos que he escuchado y de las entrevistas que he leído, desearía que se conservaran, para aplicar en los tiempos que vienen, varias ideas de los rectorables. La Universidad ha crecido hasta alcanzar 357 mil estudiantes y más de 40 mil académicos. Hay instalaciones en todo el país. Necesitamos instrumentos de gobierno ágiles que nos mantengan interconectados, un plan de enlace comunicativo, que permita el intercambio intelectual oportunamente y que ayude a la toma de decisiones, a la desconcentración administrativa y a acercar la academia a la sociedad.

En lo que viene, habrá que estimular la participación de los sectores académicos en los cuerpos colegiados. Abrirlos, hacerlos más flexibles, provocar una mayor rotación de los representantes, estimular a estudiantes y profesores a que voten por sus representantes, fortalecer la representatividad y dar los tiempos para que los representantes informen y rindan cuentas de sus gestiones a las comunidades. Habrá que hacer algunas adecuaciones jurídicas para estos propósitos. También, para que la administración sea eficiente y eficaz, al servicio de la academia, y mantenga en buen estado las instalaciones. El sindicato no puede permanecer inactivo ante el incumplimiento de sus miembros.

Estoy absolutamente convencido de que en la UNAM tenemos que revisar los criterios de evaluación del trabajo académico. No puede ser que en la institución existan varias formas de evaluar, donde un mismo CV, en una instancia sea premiado y en otra castigado. Es inadmisible y el personal académico no tiene donde inconformarse, en serio.

Por otra parte, es necesario considerar el establecimiento de un programa de superación del personal académico, dividido para los profesores del bachillerato y los de licenciatura. Capacitarlos para que usen métodos de enseñanza, por ejemplo, el aprendizaje inverso en el aula, el uso de la mayeútica, metodología de la investigación, tics, etc.

Y, finalmente, los candidatos han tocado el tema de la vinculación. En el Seminario de Educación Superior hemos insistido en tres niveles de vinculación: uno con nosotros mismos, observando la heterogeneidad institucional, otro con las universidades públicas de los estados ´para promover conjuntamente proyectos académicos y planes de desarrollo local. También, con las universidades de América Latina, para lo cual la UNAM tiene en su sede a la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL), una organización que es muy importante para ligarnos con ellas.

En breve. Vivimos el proceso de selección de nuestro rector, con madurez, aceptando la expresión de todos quienes deseen hacerlo, y estamos deliberando. En lo personal, estoy complacido de que el Sr. Rector busque un segundo período, y me alienta la participación de las ciencias sociales, el derecho y las humanidades. Campos de conocimiento que deben ser los primeros en hacer interdisciplina. La Junta de Gobierno entiende que la UNAM tiene y crea futuro.


Instituto de Investigaciones Económicas
Seminario de Educación Superior
TEL: 56650210, FAX: 56230116
webmaster@ses.unam.mx
Last modification: April 28 2016 13:39:11.  

Free Blog Counter